COLECCIONISTA, EL

PORLEY, CAROLINA

Este libro trata sobre Fernando García (1887-1945), comerciante, industrial, banquero y coleccionista, y sobre todo la historia de su legado cultural al Estado. Se detiene en su colección de arte, que incluyó el mayor conjunto de obras de Juan Manuel Blanes (152 piezas) reunido en el país.

Hijo de un inmigrante gallego, García fue un «nuevo rico» que procuró mediante el consumo de obras de arte y de objetos de lujo, alcanzar la distinción social de la que gozaban los herederos del antiguo patriciado criollo. El destino público asignado a esos bienes fue una forma de «espiritualizar» su riqueza. Originada en la venta de alcohol y cigarrillos, así como trascender como filántropo y benefactor. Sin embargo al no cumplir con el modo testamentario, el Estado deshistorizando el acervo recibido, proceso que este libro busca revertir, reconstruyendo el circuito de arte y las redes sociales e intelectuales que facilitaron y perfilaron ese consumo cultural.

La hipótesis de la autora es que el legado del coleccionista materializó parte de las ideas que pujaban en el campo cultural del Uruguay del Centenario relativas a la esencia de la nación, el valor de la tradición y las vías de acceso a la modernidad.

Cientos de imágenes de documentos y obras de arte dialogan con el texto, sumando elementos propios a la comprensión de las dinámicas de circulación y patrimonialización del arte en Uruguay, aspectos sobre los que el libro aporta un estudio sin precedentes locales.

Editorial: ESTUARIO

ISBN: 9789974882966

$ 730

Consúltenos por stock

Descripción

Este libro trata sobre Fernando García (1887-1945), comerciante, industrial, banquero y coleccionista, y sobre todo la historia de su legado cultural al Estado. Se detiene en su colección de arte, que incluyó el mayor conjunto de obras de Juan Manuel Blanes (152 piezas) reunido en el país.

Hijo de un inmigrante gallego, García fue un «nuevo rico» que procuró mediante el consumo de obras de arte y de objetos de lujo, alcanzar la distinción social de la que gozaban los herederos del antiguo patriciado criollo. El destino público asignado a esos bienes fue una forma de «espiritualizar» su riqueza. Originada en la venta de alcohol y cigarrillos, así como trascender como filántropo y benefactor. Sin embargo al no cumplir con el modo testamentario, el Estado deshistorizando el acervo recibido, proceso que este libro busca revertir, reconstruyendo el circuito de arte y las redes sociales e intelectuales que facilitaron y perfilaron ese consumo cultural.

La hipótesis de la autora es que el legado del coleccionista materializó parte de las ideas que pujaban en el campo cultural del Uruguay del Centenario relativas a la esencia de la nación, el valor de la tradición y las vías de acceso a la modernidad.

Cientos de imágenes de documentos y obras de arte dialogan con el texto, sumando elementos propios a la comprensión de las dinámicas de circulación y patrimonialización del arte en Uruguay, aspectos sobre los que el libro aporta un estudio sin precedentes locales.

Editorial: ESTUARIO

ISBN: 9789974882966